CIANITA KIANITA ANILLO EN PLATA DE LEY / KYANITE STERLING SILVER RING ref.7722

65.00 Precio incluído IVA

Medida de alto 29 mm., diámetro superior 30 mm.

La cianita desea ante todo conectar las líneas de energía con el cuerpo luminoso y dirigirlas hacia el reino causal de la mente celeste.

1 disponibles

Descripción

CIANITA, PROPIEDADES SANADORAS:

Por/By: Katrina Raphaell.

La Kyanita se está dando a conocer ahora para reivindicar su puesto entre las Piedras de Poder Predominantes. Ha permanecido durmiente durante milenios hasta que sonara la alarma del despertador cósmico. Hoy día la Kyanita ha vuelto a surgir de la tierra y su poder ha sido restablecido. La Kyanita es única en sus propósitos; ningún otro ente cristalino puede asumir ni realizar sus funciones. Está destinada a tareas supremas, pues desempeña una función muy especializada en la relación humana. 

Principales rasgos de la Kyanita: 

Es un mineral azul en forma de cristal largo y afilado. Su color varía entre un cristal y otro; a veces llevan rayas verdes, amarillas o rosas. Al igual que la Selenita, estos cristales largos y lisos son estriados. Las líneas paralelas que sobresalen en la longitud del cristal amplifican y canalizan las energías eléctricas de alta frecuencia. (Ver El poder de las estrías, La curación por los Cristales, Volumen II). Esta energía específica emitida por este cristal por medio de sus estrías, es esencia sutil y celeste del pensamiento. 

La Kyanita es capaz de hacer fluctuar su frecuencia desde estados celestes de conciencia expandida hasta niveles más densos de la mente donde la intuición y la comprensión participan plenamente en la acción mental. Con su fibrosa capacidad de adaptación, dirige y canaliza la esencia divina hacia la sustancia celeste de la mente para generar pensamientos que puedan mantener la integridad original con la fuerza espiritual. Asimismo, esta Piedra de Poder Predominante facilita a la mente el acceso a esos reinos de pensamiento causal que en definitiva determinan qué forma cobrará la manifestación en el plano físico.

Por sus diferentes grados de dureza puede quebrarse con facilidad. A veces, no obstante, es lo bastante dura y puede pulirse. Las Kyanitas en forma de piedras labradas y con calidad de gema son una maravilla y ocupan un puesto privilegiado en una colección de piedras curativas. Por su aspecto laminado, desempeña un papel primordial. 

Forma parte del sistema triclínico, el cual presenta una simetría menor que cualquier otro sistema geométrico de cristales. Los ejes no presentan ángulos rectos unos con otros. Al descifrar la simbología de este cristal, veremos que es uno de los especímenes del reino mineral de menor vínculo con el plano físico. Si asociamos el materialismo de la tercera dimensión con la forma cúbica, nos damos cuenta que sólo presenta ángulos rectos, dando cuerpo a la altura, el ancho y la profundidad, es decir al tiempo y el espacio. En cambio, trabajando con Kyanita, han de aplicarse otras leyes; leyes capaces de imprimir una realidad exclusiva, y muy diferentes de las que suelen aplicarse en estos casos. La capacidad de adaptación de su simetría dota a la Kyanita con el poder de elevar las frecuencias más altas en la caja cúbica de la mente, imprimiendo asimismo un cambio relevante en la mentalidad del ser humano.

Partiendo de los orígenes hasta llegar a la percepción: 

El nivel causal es el grado más sutil y elevado de lo que solemos definir como mente. Es precisamente en ese reino donde las frecuencias más penetrantes de la fuerza espiritual cobran vida en forma de pensamiento. La Kyanita desea ante todo conectar las líneas de energía con el cuerpo luminoso y dirigirlas hacia el reino causal de la mente celeste. El chakra Causal queda activado y las leyes de la luz, gobernadoras de la vida de infinitas posibilidades, pueden por fin concebirse e incorporarse en su conjunto en nuestras modalidades de pensamiento. Entonces, la esencia divina será capaz de regular los esquemas de pensamiento hasta adaptarse a formas de pensamiento de frecuencias elevadas, armonizadas con la Estrella del Alma y la Puerta de las Estrellas. Manteniendo la armonía con esos dos chakras transpersonales, la integridad espiritual puede permanecer bajo una forma renovada de pensamientos que pronto darán a luz conceptos, ideologías y creencias más elevadas.

La mente será el patrón de lo que vaya a manifestarse en el ámbito de la materia. Al establecer e integrar el cuerpo luminoso en el plano mental, mediante la Kyanita, se generan nuevas sinapsis que permiten a la luz del alma residir por siempre en la mente. Las energías espirituales proyectadas desde la Estrella del Alma y la Puerta de las Estrellas determinan los pensamientos, visiones y sueños que pueden cobrar forma física en nuestras vidas cotidianas. La Kyanita infunde nuevos poderes de manifestación, ya que rejuvenece las fuerzas más elevadas de la mente, energías sumidas en letargo durante milenios. El empleo periódico de la Kyanita facilita una visión hasta entonces transmitida por la memoria del alma, una imagen del “jardín” renacida y de nuevo recordada. Nuestros pensamientos se adjudicarán luego el poder de llevar al ser hacia donde le plazca sin tener que viajar por el tiempo o el espacio. Cuanto fue posible en tiempos de los Patriarcas podrá demostrarse y vivirse de nuevo una en una sociedad distinta de la nuestra. Ante todo, las almas podrán alcanzar un estado de conciencia desde donde acceder a la fuente que une toda la creación. Habiendo construido estos cimientos, prevalecerá la paz y la armonía tanto en reinos interiores como en circunstancias externas.

La Kyanita es el maestro de obras en la construcción del puente que une el cuerpo luminoso con el cuerpo físico y cruza la mente. La Kyanita cumplirá mejor con su misión si obra en combinación con las Selenita en la activación del cuerpo luminoso, y si es asistida por Turmalina Verde o Negra en la transmisión de esa energía hacia el sistema nervioso físico. Esta poderosa Trinidad de piedras estriadas establece el enlace necesario para canalizar el espíritu puro de fuerza luminosa (Selenita) hacia la mente (Kyanita), y a continuación hacia el cuerpo físico (Turmalina). Estas tres sinapsis son necesarias si deseamos disfrutar auténticamente de nuestro potencial y valernos de las maravillas del espíritu en nuestros procesos pensativos y creaciones materiales.

Prácticas con la Kyanita:

Son varias las técnicas para emplear con Piedras de Poder Predominantes, además de la disposición general de piedras de poder predominantes y de la infusión de Kyanita. En este caso, como en todos, te vuelvo a recomendar que le dediques meditaciones serenas y un tiempo meditativo apacible; deberás dedicarle tiempo a la meditación con el cristal para que vayas sintonizando paulatinamente con él antes de llevar a cabo prácticas avanzadas contigo mismo o con otras personas. Aplica la piedra al corazón, en el tercer ojo, y en el centro del chakra Causal durante tus meditaciones personales. Debes permanecer receptivo ante cualquier impresión u orientación que pueda emanar del cristal, pues éstas te ayudarán luego en prácticas más avanzadas. Puede que emitan hacia ti algún dato acerca de prácticas más sofisticadas que en su día te servirán en la elaboración de una infusión de Kyanita o en disposiciones generales de Piedras de Poder Predominantes.

La Kyanita desempeña igualmente otras funciones importantes: la apertura de líneas de energía en la activación inicial de Cristales Guardianes de la Tierra (ver  La Curación por los Cristales, Volumen II). Estuve participando últimamente en una celebración, en la Iglesia de Santa Marga en la isla de Kauai (Hawai) donde ha sido conservado religiosamente uno de los cristales Guardianes de la Tierra, y tuve entonces la oportunidad de emplear una varita de que Kyanita. Cuando mantuve una varita puntiaguda de Kyanita a menos de 10 cm del enorme bloque de cristal, tracé a áuricamente todas las líneas y ángulos del Guardián de la Tierra. La Kyanita canalizaba las fases iniciales de activación, expandiendo la energía en el entorno del Guardián de la Tierra, de manera que el poder innato del cristal pudiera liberarse. La varita de Kyanita incrementó el campo de fuerza del Guardián de la Tierra y éste imprimió grandes en quienes estuvieran bajo sus efectos.  

A cambio, este proceso inicial de activación prepara el cristal Guardián de la Tierra para las etapas intermedias de activación. Este tipo de actuación puede realizarse con otros cristales. Antes de llevar a cabo una operación de esta índole, conviene armonizar con el cristal y asegurarse que desea una apertura de sus líneas de energía, así como una expansión de su campo de fuerza.

Al igual que las varitas láser, las láminas de Kyanita, si son puntiagudas, llevan en ellas el poder de hacer incisiones en el campo áurico. Realizan cortes en las marcas señaladas por conceptos equivocados de la mente, y crean nuevas líneas de energía a través de las cuales puedan fluir pensamientos vírgenes. Se han ganado poder gracias a la intervención consciente de su usuario, las láminas de  Kyanita lograrán establecer un patrón celeste, pues estabilizan la mente/cerebro físico con la sustancia espiritual. 

En sesiones avanzadas de curación por los cristales, las láminas puntiagudas de Kyanita sirven para buscar, encontrar y abrir nuevos espacios celestes. Cuando lleves a cabo estas prácticas avanzadas, comprueba previamente que el paciente está preparado para renunciar a cualquier pensamiento irrelevante como innecesario, y para abarcar una perspectiva expandida. Éste tipo de disposición sirve igualmente para esclarecer y definir visiones y sueños proféticos. En la práctica, deberá seguir los procedimientos terapéuticos descritos en el volumen II, (La Curación por los Cristales, parte I), y colocar piedras sobre el cuerpo conforme con aquellas prescripciones. Dispón una varita de Selenita transparente a unos 20 cms. de la cabeza con la punta mirando hacia la corona, y una turmalina negra entre los pies, con la punta orientada hacia el triángulo de tres piedras de Hematita a unos 15 cm por debajo de los pies. Tampoco estará de demás emplear cuantas piedras de Turmalina Verde, Verde Oscuro o Negras sean necesarias haciendo circular su energía desde puntos de la ingle, camino de las piernas. La Hematita puede disponerse en las manos, así como en el ombligo o en el centro del hueso púbico. Cuando hayas obtenido una respiración profunda y completa, y se haya establecido una focalización Interiorizada, dispón una lámina de Kyanita entre la Selenita y el chacra de la corona, tocando la punta de la Kyanita el punto del chakra Causal. Estando la Kyanita en su sitio, puedes seguir trabajando con el paciente para que esclarezca y defina las impresiones sutiles que vaya recibiendo. Por supuesto, deberá preverse un programa de mantenimiento exhaustivo tras este tipo de práctica avanzada de curación por los cristales; este programa ayuda a integrar la energía y estabiliza los esquemas ondulatorios del cerebro. (Ver programa de mantenimiento, La Curación por los Cristales, volumen II). 

La Kyanita es uno de los cristales más eficientes para emplear en el proceso de apertura y purificación de los conductos físicos de energía sutil. Si adquieres conocimientos básicos en materia de de acupresura, podrás dirigir su poder hacia los puntos meridianos, y estimular así el fluir energético del cuerpo. La Kyanita puede ser empleada por terapeutas experimentados para despejar bloqueos energéticos en los chacras o localizados en otros puntos de la línea central. El empleo óptimo de la Kyanita consiste en asociar los cristales que pertenezcan a estas familias: Selenita, Hematita y Calcita. En combinación con una práctica intensa y voluntariosa de ejercicios de respiración, y con la ayuda de un terapeuta que sepa guiarte, la Kyanita se convertirá en un maravilloso compañero, listo para la labor que consiste en definir y abrir los nuevos circuitos de energía, favoreciendo una posterior Transmisión a Través del Cristal.

La Kyanita es asimismo una buena compañera para la nueva raza de seres humanos que hoy día se han encarnado en la tierra; también es amiga de las almas que luchan por integrar las realidades de la materia en las energías de altas frecuencias que han conquistado toda la superficie del globo terráqueo. Los miembros de estos nuevos grupos anímicos pueden llevar Kyanita consigo o lucirla para facilitar la asimilación de rayos cósmicos en sus vidas diarias. Pueden colocarse cerca de los recién nacidos para ayudarles en su proceso de arraigo a la tierra. También sirven en combinación con Moldavita Tektita para sanar desequilibrios cerebrales en almas encarnadas cuando éstas se esfuerzan por ajustar sus frecuencias cerebrales más lentas y asimilar la realidad física. Utilizada en sesiones de curación por los cristales, junto con cristales Elestiales, Turmalina Verde, Moldavita Tektita, la Kyanita ayudará en la generación de nuevas líneas de energía que conecten el manantial de luz con las mentes de quienes sufren epilepsia, autismo, apoplejía, u otros desequilibrios del cerebro.

Por último, esta piedra de múltiples usos puede emplearse longitudinalmente en el aura para serenar el campo electromagnético en su proceso de transformación y crecimiento acelerado. Tras una sesión de curación por los cristales, o si estás necesitado de paz, recorre el cuerpo, a unos 15 cm y longitudinalmente, con una larga lamina de Kyanita. Y dando de vez en cuando algún golpecito suave con la lámina, hazla viajar desde la cima de la cabeza hacia los dedos de los pies, y procura que el espacio del aura en su totalidad se beneficie de sus efectos. El paciente puede tumbarse boca arriba, pero convendría que estuviese de pie, ya que esta postura facilita la intervención en el aura por delante y por detrás del cuerpo. A continuación, pide al paciente que tome unas respiraciones largas, profundas y completas para consolidar e integrar los efectos.

Infusión de Kyanita: 

La infusión de Kyanita se lleva acabo en el transcurso de la Disposición de Piedras de Poder Predominantes (ver al final de esta sección). La Kyanita se responsabiliza del proceso inicial de elevación de la luz pura y blanca, emanada de la Estrella del Alma, hasta niveles causales de la mente. Por medio de su conductos estriados de color azul celeste,  la Kyanita abre la puerta del chakra Causal e infunde en la mente su fuerza espiritual pura. Habiéndose activado el chakra Causal, se generan nuevas formas de pensamiento, fortalecidas por la Esencia Divina. Como sucede con todos los elementos del reino de la materia, se requiere tiempo y esfuerzos para que estas nuevas ondulaciones del pensamiento puedan manifestarse en perspectivas mentales renovadas y vírgenes. La Kyanita puede incluirse también en el marco de un programa de mantenimiento, cuando se da por finalizada la disposición, para mantener la mente receptiva a las impresiones divinas. Puede mantenerse en el tercer ojo o en la palma de la mano durante la meditación para asegurarse la fuerza y validez del proyecto original de la mente, destinándolo así en manifestaciones maravillosas.

Deberás prepararte conscientemente si deseas vivir la experiencia de una infusión de Kyanita. Este proceso poderoso influenciará directamente los canales de energía sutil del cuerpo, incluyendo los sistemas meridianos, el sistema de chacras y la mente. Antes de llevar a cabo esta práctica avanzada de aplicación de cristales, has de lograr imperiosamente que tanto el paciente como el terapeuta se hayan purificado mental, física y emocionalmente. Esto es un elemento fundamental a la hora de preparar la mente, los conductos de energía sutil y el sistema nervioso para la recepción de la energía acrecentada generada tras la activación del chacra Causal, (ver en capítulo VIII los requisitos específicos de preparación). Cuando el paciente y el terapeuta se han preparado correctamente, habrá llegado el momento de llevar a cabo la infusión de Kyanita y la disposición avanzada. Esta infusión de espíritu hacia la mente transformará la naturaleza de tus pensamientos de manera que los efectos sigan en activo de por vida.

Katrina Raphaell.

Página oficial: http://www.webcrystalacademy.com/

 

Información adicional

Peso 15.7 g
Dimensiones 29 × 30 mm

También te recomendamos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

icono filtrado